sábado, 28 de abril de 2012

Yo manifiesto




Yo manifiesto



Veo a todas las mujeres que he amado
bailando juntas , riéndose,
gritando de alegría por ser parte del reloj
que nos lleva segundo a segundo
por un trillo hacia la redención
de una sociedad que vuelve al bosque
que quema el dinero y empieza a adorar al sol
esa estrella prodigiosa que alumbra las ideas
del humano generación a generación
ese astro de energía sexual que calienta
la existencia, que le arranca la pereza
que le abre las piernas sin temor.

¡A la mierda las protestas!
Gritan los hijos del mundo de hoy
podemos todos desnudarnos
y escandalizar a media población
excitar unas cuantas entrepiernas
ser profetas de toda una generación
aunque este llena de perturbados cansados
de tanta pregunta y de tan poca solución.

Yo no creo ya en la iglesia
gritó en seco la señora del sacristán
que nunca se casó por regla
pero siempre se penetró por ardor
porque el sexo mueve el mundo
lo dijo Voltaire y lo digo yo
que ya no hay penes tranquilos
ni mujeres con calzón
todos han sido tirados
hacia el cielo
como birretes de graduación.

¡Celebremos todos juntos!
Somos obras del creador
Picassos sin sentido
de un Dios que parece ser traidor
de un silencio que es eterno
una explosión súbita en el callejón
de un hombre que se ilumina
encendiendo una luz
escuchando un orgasmo
o viajando en un bus de San Ramón.

¡Todos al suelo!
El vino es el único redentor
de esos recuerdos de cafetales
de esas corridas por el primer beso de amor
de esos labios que son pedazos de tierra
mojada de lluvia, de tierra sufrida
de galopes que suenan como truenos.

¡Vivan las prostitutas!
Vivan los locos que se declaran
en guerra con el hombre creador
con ese hombre fornido
perfecto masculino
musculoso
y de instinto un agresor
que declara la justicia
con guerra, con abusos
con mentiras y opresión.

Los tocadiscos lloran solos la misma canción
la humanidad se muere poco a poco
bajo la intervención de un supervisor
que omite a unos cuantos locos
que se resisten a la aniquilación
a ese montón de vagabundos
ingenieros, cocineras de salón
putas, barrenderos, futbolistas,
africanos, poetas, indígenas, músicos de rock
hijos de padres pobres , alienígenas en adaptación
vendedores de lotería, de droga
de anteojos para sol
de libros desechados , de puñales
de religión, de monjes que son mudos
de presentadores de televisión,
de masajistas profesionales
de adivinos y de carpinteros
de mulas de aeropuerto
de transexuales que
se saben de memoria la constitución
de profesores de pintura
de mil Hércules
de mil Auxiliadoras
pero solo un Sherlock Holmes.

¡Aléjense demonios sintientes!
Nace un estruendo desde el corazón
las paredes delimitan el infierno
del tener o no razón
de ese café que se derrama
por la barba de un mormón
que siempre se sienta a las cuatro
a conversar con el diablo tentador.

¡Se mueren las musas!
Ángeles asesinos bailando
al compás de un son
maldita sea la marca
que nos separa del creador.

Que todos vamos a morir
unos corriendo y otros en un corredor
sentados esperando la nada
de lo que se llama o no prisión
de esa energía íntima en el agua
que se clava en la mañana
con arpones asesinos
que surgen de la luz.

Que todos somos Dios
Que todos somos Dios
Que todos somos Dios

Cuando revienta el alma
nace pura la inspiración.

Javier Arce

3 comentarios:

DanielCH dijo...

mae que bna esta poesia,yo tambn hago pero nada comparado a lo suyo mae mis respeto...por si kiere ver mi blog es
http://daniastico.blogspot.com/

Anónimo dijo...

Genial !! Muy buena..!! Sigue asi javier !!

seba dijo...

Alucinante!!!!! Vaya inspiracion..No pares de escribir.. Muy expresiva , y es tal cual la expresas.. La enfermedad que no para de enfermar al mundo.. Saludos desde Paraguay..